EL BOSQUE ENCANTADO DE ÓRRIUS

Lo que os voy a contar del Bosque Encantado de Orrius, situado en la serrada del litoral de la provincia de Barcelona  seguro que  a los lectores no les va a dejar indiferentes, estamos hablando de un bosque con muchos tipos de leyendas e historias reales, misteriosos aquelarres, extrañas figuras similares a moais, animales tallados en roca, hasta se habla de trasgos y duendes, siniestros personajes como el Perot de la Roca un terrible bandolero. Todo esto hace que el bosque sea de lo mas interesante, por no contar por supuesto con todas las muestras arqueológicas que se encuentran por toda la zona también siempre interesantísimas, por lo menos para mi, el estar cerca de un lugar donde nuestros ancestros han habitado, me reconforta, me sirve para coger energía, la visita al bosque abrazarme en esas enormes piedras, el estar entre ese precioso bosque,  todo eso me ha llenado de mucha vitalidad, aunque no os lo creáis, yo esto lo aconsejo cuando vayáis al campo abrazaros a los árboles y a las piedras, te descargas de toda la energía negativa que se encuentra en el cuerpo y se limpia, revitaliza y relaja.

 

Voy a pasar a explicaros el recorrido de lo que vimos en ese precioso día entre comillas lo de precioso día. Pero eso te lo cuento al final si da tiempo.

Cuando llegamos al lugar donde nos habían indicado para aparcar el coche, nuestra sorpresa fue mayúscula Alex Matallana hijo de M J, Maria José Pérez, grito mirar un elefante, y una enorme piedra de granito con forma de elefante emergía delante de nosotros, una silueta perfecta, con el mas mínimo detalle, parecía esconderse entre el frondoso bosque pero estaba ahí esbelta viendo pasar los años a su alrededor y como la vegetación y el musgo le va cambiando el aspecto. Nos quedamos asombrados  y contentos de haber encontrado el buen camino.

Llevábamos unas indicaciones encontradas en San Internet y sabíamos que otra sorpresa se encontraba al lado del enorme elefante. Otra enorme piedra con dos caras, el perfil de un indio, y por detrás ya nuestra sorpresa fue mayúscula había un rostro similar a los de la isla Rapa Nui o Isla d Pascua los moais.

En las fotos podéis ver unas inscripciones encontradas en la zona del elefante. Parecen las siglas A. Gomez. ¿Sería este su autor?

FECIT

I.FOSSAS

A. GOMEZ

HECHO POR I. FOSSAS A. GOMEZ

 

Después de andar por lo menos unos dos Km. mas o menos, encontramos la roca de las cruces las que cuentan los foráneos que aquí es donde habitaba el Perot de la Roca un terrible bandolero, cuenta la leyenda que cada cruz pertenece a cada uno de los pobres incautos que se cruzaron en su camino y perdieron la vida. Se dice que esta bandolero fue uno de los primeros bandoleros catalanes, pero he descubierto varias cosas, que la mayoría de los bandoleros catalanes en distintas épocas se han llamado Roca, será casualidad o tendrían alguna relación entre ellos.

 

Continuando con nuestro recorrido después de andar un buen rato, llegamos a la la Pedra de les Orenetes,  o piedra de la golondrina, puesto que parece un nido de este ave, un lugar en el cual se han encontrado yacimientos iberos y en el que pudimos comprobar que en las paredes de la tremenda roca había rastros de pinturas rupestres.

La siguiente sorpresa que nos escondía el bosque después de continuar el camino marcado por el mapa, fue la la Roca Foradada o Roca taladrada o agujereada, esta roca es como si alguien la hubiera hecho un agujero, es una roca con una altura de tres o cuatro metros, con un diámetro de tres metros, en su interior caben perfectamente varias personas sentadas, es como si alguien hubiera hecho ese agujero a posta, es perfecto. Su interior tenía todo el aspecto de que habían hecho en más de una ocasión fuego ya que todo el techo y paredes estaban totalmente negras del hollín y el humo.

Allí realizamos algunos experimentos psicofónicos y da la casualidad que tanto en la grabadora de mi compañero Fran Recio como en la mía se han obtenido algunos resultados. El tiempo se empezó a nublar, y los rayos y truenos hicieron aparición en medio del bosque, era como si los elementales nos estuvieran echando, cuando andábamos el agua lo llevábamos detrás, según nos parábamos la lluvia nos cogía con mas fuerza, la lluvia se convirtió en terrible granizo, ya por fin llegamos al coche empapados pero muy felices y contentos de haber visto este paisaje tan misterioso y mágico.